Hispania Nocturna

Foro de la partida de rol de Hispania Nocturna, usando Vampiro: Edad Oscura 20 Aniversario
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Historia Cainita del Reino, Castilla

Ir abajo 
AutorMensaje
Magister
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 991
Fecha de inscripción : 22/05/2018
Edad : 36
Localización : Mas alla del tiempo y el espacio

MensajeTema: Historia Cainita del Reino, Castilla   Miér Jul 18, 2018 9:00 pm

TIEMPOS REMOTOS



Castilla es una tierra poblada por un gran numero de condenados desde tiempos remotos, hay constancia de sus depredaciones cuando las tribus celtíberas poblaban las mesetas y cordilleras que ahora conforman Castilla. Nombres como Altamira, Orison, Lareth y Maltheas aun son recordados con temor y reverencia entre susurros, estos cainitas gobernaban enormes extensiones de tierra pobladas en su mayoría por tribus seminomadas que habían echo de esta tierra su hogar.

Pero nada es eterno y poco a poco la llegada de nuevos colonizadores y conquistadores trajo con ellos a nuevos vástagos dispuestos a disputar y controlar todo el territorio. En el lejano sur de la península se establecieron multitud de ciudades formadas por un pueblo originario de Asia, los fenicios. Por el este llegaron poco después los Griegos que tomaron posesión de largas lineas de costa y fundaron sus propias ciudades, con ellos llegaron terribles y poderosos cainitas como, los Lasombra Melquart y Azalel, la Malkavian Tarsis y Hukros un temible Gangrel.

Ah pesar de todo la región no notaria la lucha de las edades hasta la posterior llegada de los Cartagineses que empeñados en expandir su imperio por la península hizo que la colisión entre los brujah cartagineses y los vástagos peninsulares fuera inevitable. Los enfrentamientos entre Melquart y el anciano Menelao se saldaron con la destrucción del dominio del Lasombra, el destino de este es desconocido aunque los pocos testigos que sobrevivieron aseguraron que era poco probable que pudiera haber sobrevivido a las terribles heridas que le inflingio el Brujah. Orison el Nosferatu gobernaba a las tribus Carpetanas que fueron responsables de la muerte del poderoso líder Cartaginés Hamilcar, durante las siguientes décadas su territorio fue asediado y arrasado por los vengativos Brujah, que no pararon hasta que le causaron la muerte definitiva y esparcieron sus restos a los cuatro vientos.

ERA ROMANA



Parecía que el destino de la península era ser gobernada por los imparables vástagos Cartagineses hasta el inicio de la II guerra Púnica, a raíz de la guerra llegaron a sus costas una nueva generación de Magistris leales a Roma dirigidos por el antiguo Lasombra Zinnridi que se enfrentaron tanto a los vástagos Cartagineses liderados por el profético Yzebel como a los Magistri nativos, su objetivo era la dominación total de Iberia. Solo la muerte definitiva de Zannzidri impidió que los Lasombra consiguieran el dominio total de toda la península.

Con la caída Cartaginesa y posterior era de dominio Romano en la península la región paso a ser controlada por Cainitas romanos y los nativos que fueron lo bastante listos para doblar la cerviz ante los nuevos amos y aceptar sus costumbres. Algunos de ellos como Baspedas de la progenie de Orison se adaptaron mejor que otros, abandono su nombre Iberio y adopto el nombre romano de Quinto Orisio Hispanicus.

Quinto Orisio cogió el pequeño asentamiento principal de su Sire y lo convirtió con el paso de los siglos en la ciudad de Toletum, una de las mas importantes y pobladas del interior de la Hispania romana, a pesar de tener que soportar el desprecio de una parte de los cainitas nativos el astuto Noferatu gobernó y administro una gran parte del centro de la península durante siglos de esplendor.

En el norte una pequeña población de Brujah y Malkavian nativos progenie de la anciana Altamira aun intentaban desafiar sin mucho éxito la cultura romana, solo en las frías tierras de los vascones tuvieron éxito al mantener las costumbres y lenguas primitivas. Dirigidos por los caudillos Odon y Taurus, se mantuvieron firmes ante las presiones de los vástagos extranjeros.

ERA VISIGODA

Aunque parecía que la época de esplendor no tendría fin las primera señales de la decadencia del Imperio alarmaron a alguno que se empezaron a preparar para lo que pudiera venir, aunque a la gran mayoría les pillo de sorpresa pesando que el Imperio y e modo de vida Romano no tendrían fin. Con los invasores Visigodos llegaron una nueva oleada de cainitas a la región, que quedo envuelta por el velo de la guerra como el resto de la península. Brujah, Lasombra y Ventrue usaron la invasión como tapadera para hacer la guerra entre si. Cada uno esperaba aprovecharse del caos en Hispania para llevar a cabo sus planes. Los Ventrue esperaban restaurar su dominio sobre toda la península y con ello el orden. Siguiendo sus ideales los Brujah esperaban forjar una nueva identidad ibérica que trascendiera todos los elementos anteriores. Entretanto los Lasombra se negaron a comprometerse en masa a cualquier facción, permitiendo en cambio que sus rivales se destruyeran y manteniendo en sus manos a las instituciones mortales a toda costa. Esta estrategia aunque cínica demostró ser bien aconsejada e introdujo una era de supremacía Magister en la península.

En el 590 d.c, solo cinco años después de la muerte de Yzebel a manos de los invasores Ventrue en el norte de la Península, Quinto Orisio encontró la muerte definitiva bajo los colmillos de un ambicioso Magistri llamado Lothario, este cainita de origen Godo se erigió como nuevo señor de la ciudad de Toletum y gobernante de amplios territorios a su alrededor. Como un vástago de poco mas de cien años pudo conseguir tal hazaña no hay constancia, pero su dominio se asentó de forma implacable.

De forma parecida varios vampiros recién llegado acabaron o desplazaron a la mayoría de los cainitas asentados en las tierras que un día serian Castilla. Solo las tierras de los caciques Vascones permanecieron incolumnes, a pesar de los desafíos que sufrió el propio Odon.

Durante la dominación Visigoda el poder de Lothario y sus compañeros se fortaleció a pesar de los múltiples enfrentamientos que hubo entre ellos usando como cobertura las tensiones religiosas de la época. Los enfrentamientos entre los Vástagos arrianos y católicos tuvo su eco en el de los mortales y varios cainitas sucumbieron al olvido. Especialmente notable fue la introducción de un culto Cainita llamado la Herejía Cainita en la península que apoyaron tanto a las facciones arrianas como católicas romanas en su lucha por la supremacía, para cuando el conflicto termino y la doctrina de roma se asentó en el reino Visigodo la Herejía había plantado unas fuertes semillas que demostrarían ser muy difíciles de segar en el futuro.

LA LLEGADA DEL ISLAM


Aunque parecía que el dominio Magistri se había asentado en la península para siempre durante el siglo séptimo una enorme ola recorrió el mundo en la forma de la nueva religión surgida de las profundidades de las tribus árabes. El Islam y los vástagos que seguían la bandera de la media luna conquistaron todas las tierras del norte de áfrica y destruyeron el resurgimiento Bizantino que había comenzado bajo Justiniano I apenas un siglo antes. La mayoría de los cainitas del reino estaban envueltos en sus propias intrigas que eran especialmente fértiles en la siempre endogamia e intrigante nobleza Visigoda. No sospechaban que un movimiento mal calculado supondría el fin de su mundo tal y como lo conocían. Los miembros de la familia real leales a Witiza y el Conde Julián de Ceuta pidieron ayuda al gobernador musulmán Musa Ben Nusayr para lanzar una invasión conjunta con la idea de matar al usurpador Rodrigo el usurpador que había matado a Witiza y se había echo con el trono. Los Asamitas y Lasombras cartagineses que se habían unido a la incipiente religión vieron una oportunidad perfecta y animaron a Musa, este mando a su general Tariq Ben Ziyad a través del estrecho donde lucharon contra Rodrigo y lo derrotaron en batalla.

Pero en lugar de volver a África, Tariq marcho al norte y sin mucha dificultad tomo Toledo, que era la capital Visigoda, antes de que los vástagos nativos pudieran asimilar lo que estaba ocurriendo el propio Musa seguido de una enorme hueste conquisto Merida, este iba acompañado de un enorme grupo de Ashirras que era como se hacían llamar la unión de condenados que se habían convertido a la fe islámica. Mientras Musa asentaba su dominio en el interior de la península Tariq partió de Toledo y tomo la ciudad de Zaragoza e invadió el país hasta las montañas del norte. En poco mas de 3 años la mayoría de la península había caído bajo el dominio musulmán. Muchos Lasombra que gobernaban dominios en las tierras centrales de la península cayeron bajo los colmillos y hojas Ashirra para ser rápidamente sustituidos, los que aceptaron convertirse a la nueva fe se les permitió mantener sus dominios. A los que no aceptaron convertirse solo se les removió de los puestos de influencia y se les exigió un diezmo para mantener su fe, esa extraña combinación de ferocidad y generosidad consiguió que el dominio Ashirra se afianzase con gran fuerza en poco tiempo. Aun así varios Ventrue y Lasombra de la región prefirieron huir al norte, en Toledo el propio Lothario aguanto a los invasores Ashirra hasta que desapareció sin dejar rastro, muchos asumieron que había sido destruido y su puesto fue ocupado por Rashid Bin Marktum un Mushkis (Brujah) que se había distinguido tanto en la lucha como en la diplomacia.

En el norte las frías tierras tierras Vasconas demostraron ser imposibles de someter a una invasión a pesar de que el propio Odon fue gravemente herido mientras luchaba contra los Ashirra, solo la ayuda de su aliados Gangrel de los pirineos, la progenie de Hukros y Maltheas que aun moraban por las agrestes montañas, le salvo de la derrota total. Odon tuvo que sumergirse en el letargo para sanar sus terribles heridas y su aliado Taurus sometió de mala gana el dominio de su ganado al poder musulmán, aunque los Ashirra prefirieron dejar en paz el dominio del Malkavian sobre todo debido a los prejuicios que tenían sobre los Majnoon (Malkavian) mientras pagase su debido diezmo y no causase demasiados problemas.

El Sultán Rashid demostró rápidamente ser un líder sagaz al tender la mano a los cainita nativos de la ciudad, no obligo a ninguno a convertirse a la nueva religión pero dejo claro que si querían tener puestos en su corte deberían hacerlo. Muchos de los que miraron con recelo su gobierno al principio acabaron por apreciar al capaz aunque algo idealista Sultán. Con el paso del tiempo muchos cainitas nativos acabaron convirtiéndose al Islam mientras veían como la región y toda la península prosperaban como no habían visto de tiempos de los Romanos, se crearon enormes obras publicas, se repararon calzadas y a crearse sistemas de alcantarillas por muchas ciudades algo que mejoro sensiblemente la calidad de vida del ganado humano así como su sabor.

Aunque los logros Ashirra y musulmanes en la península fueran indiscutibles también iban acompañados de sus sombras, las intrigas entre los Banu Haquim (Assamitas) y los Qabilat Al-Khayal (Lasombras) no tardaron en convertirse en una eterna puja por el poder, sus dimes y diretes se sucedieron mientras el Emirato pasaba de ser una provincia del lejano poder Omeya de Damasco a convertirse en su ultimo refugio como el nuevo Califato de Córdoba, cuando el ultimo Omeya se refugio en ella tras ser masacrados por los Abasies que los depusieron.

A pesar del sabio gobierno Ashirra de la región el avance cristiano avanzo lentamente hacia el sur, la llegada del poderoso Al-Mansur (Almanzor) entre los mortales pareció brevemente que podría destruir de forma final a los Cristianos pero estos demostraron ser perseverantes y poco tiempo después la llegada del nuevo milenio las fuerzas cristianas del pujante reino de Castilla estaban asediando Toledo y a sus gobernantes Ashirra.

LA LLEGADA DE LA RECONQUISTA

Durante el asedio de 1085 por parte del Rey Alfonso VI las tornas se volvieron en contra de los musulmanes, ya que durante el largo asedio de la ciudad un gran grupo de cainitas Cristianos consiguieron infiltrarse y tomar la ciudad en medio de fieros combates, su líder no era otro que el propio Lothario. El mismo dio caza con sus aliados y acabo con el Sultán Rashid, solo el consejo de su nuevo Senescal el joven Elieser de Polanco consiguió mantener a salvo de la ira del anciano al resto de Ashirra y cainitas Judíos de la región. Aun así muchos cainitas musulmanes prefirieron marchar al sur hacia las aun seguras Taifas de Córdoba y Sevilla, estos relataron lo sucedido a sus compañeros lo que inflamo la ira de los Ashirra, especialmente la del Sultán Al-Masaari que juro que un día destruiría al cruel Lothario como venganza.

Al norte de Toledo la villa de Madrid se convirtió en el refugio del antiguo Silvestre de Ruiz, representante de la voluntad de los Amici Noctis y de su prometedor chiquillo el infame Arzobispo Ambrosio Luis Monçada. Acompañándoles estaba el antiguo Ventrue Nastasio de Galicia que eligió el lugar como centro de operaciones para coordinar la Reconquista en la sombra, su talento era reconocido y alentado por los Magistri.

El siguiente siglo observo como aumento la influencia del Arzobispo frente a la autoridad de Lothario, a pesar de todo el viejo Magistri aun gobernaba con puño de hierro la mayor ciudad cristiana de la península. No pocos eran conscientes de que el día a día de la ciudad y de los dominios de la zona eran supervisados con gran eficacia por su Senescal de Polanco, en realidad este evito un gran numero de levantamientos y intentos de derrocamiento a su cada vez mas ausente señor.

Este retiro del Príncipe solo se rompía cuando sin pensarlo dos veces acompañaban a expediciones de captura o de saqueo a las tropas castellanas en tierras enemigas, sin importarle que fueran dominios cristianos o musulmanes.

Esa sed de sangre y guerra llego a su final en el año 1195 de nuestro señor, la guerra que se avecinaba prometía ser especialmente sangrienta, el desafió del rey Alfonso había sido contestado por Yusuf y sus huestes Almohades, entre las sombras Lothario envió mensaje a Córdoba desafiando a los Ashirra e insultando gravemente al honor del Sultán Al-Masaari que partió a su encuentro con un nutrido grupo de compañeros de armas.

La noche antes de la batalla a la luna de Alarcos las fuerzas de Lothario se enfrentaron a las de Al-Masaari, poco se sabe a ciencia cierta de lo ocurrido pues poco fueron los supervivientes y los testimonios son muy confusos, pero todos afirma que el Magistri encontró por fin la muerte definitiva ante la ira del Assamita que por fin pudo cumplir su promesa.

Los pocos supervivientes regresaron a Toledo, unos esperando que los Ashirra les persiguieran junto a la hueste Almohade clamando venganza, otros siguieron camino hacia las tierras de castilla la vieja donde buscaron asilo en otros dominios.

Actualmente Elieser de Polanco domina la ciudad de Toledo mientras el trono sigue vacante, desde Madrid los ojos tanto del Arzobispo como los de su Sire otean el sur buscando amenas y oportunidades, el resto de señores castellanos maldicen la locura de Lothario y se fortifican en sus tierras dispuestos a no ceder ni un ápice de tierra.

_________________
Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Historia Cainita del Reino, Castilla
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia del extinto reino de Kil'Daggoth
» Reino de Castilla
» la historia de sarafina y scar
» Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos
» Historia FM 08

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hispania Nocturna :: Anuncios :: Ambientación-
Cambiar a: