Hispania Nocturna

Foro de la partida de rol de Hispania Nocturna, usando Vampiro: Edad Oscura 20 Aniversario
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Fecha
Temas de interés
Últimos temas
» Tomemos asiento, tenemos que hablar (20 de Agosto de 1195) FLASHBACK
Hoy a las 8:55 am por Destino

» ENCUESTA PARA JUGADORES
Ayer a las 11:58 pm por Magister

» Buscanso sugerencias
Ayer a las 1:21 pm por Magister

» [IMPORTANTE] LISTADO DE EXCEL DE DESTINO
Miér Nov 14, 2018 11:12 am por Cristina Lopez

» [ANUNCIO IMPORTANTE DE LOS ADMINISTRADORES]
Miér Nov 14, 2018 8:26 am por Destino

» Abandono de un Toledano.
Mar Nov 13, 2018 1:12 pm por Destino

» Flashback -julio 1082- privado - de extrañezas castellanas y demás menesteres
Vie Nov 09, 2018 2:10 pm por Lady Elisabeth Madfreys

» Cripta Personalmis post
Jue Nov 08, 2018 12:31 am por Magister

» Feliz Halloween
Miér Nov 07, 2018 9:39 am por Destino


Comparte | 
 

 Historia Cainita del Reino. Cordoba

Ir abajo 
AutorMensaje
Magister
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 1008
Fecha de inscripción : 22/05/2018
Edad : 36
Localización : Mas alla del tiempo y el espacio

MensajeTema: Historia Cainita del Reino. Cordoba   Miér Jul 18, 2018 9:06 pm

TIEMPOS REMOTOS


Los primeros vástagos de los que se tiene constancia que morasen por la zona fueron miembros de la progenie de Orisio el Nosferatu y del Lasombra Melquart que se había adueñado de una gran franja de tierra se adentraba profundamente en la península desde las ciudades griegas y fenicias de la costa.

La llegada de los Cartagineses lo cambio todo, con las huestes africanas llegaron un gran numero de cainitas africanos que necesitaban adueñarse de las tribus que les sirvieran de rebaño. Esta invasión enfureció a sus amos cainitas que se enfrentaron a ellos con todas sus fuerzas. Legendarias fueron las batallas que les enfrentaron, hasta la muerte de Melquart y la retirada de Orisio a sus dominios del interior de la península. Pero el dominio Cartaginés no llego a arraigar por falta de tiempo, las acciones tanto de los Brujah como de sus peones mortales enfureció a los Romanos y desato una guerra de enormes proporciones.

FUNDADA SOBRE CENIZAS


Durante años la guerra entre las grandes superpotencias de Cartago y Roma tiñeron las tierras de la península de rojo. Al principio parecía que las tácticas romanas no conseguían abrir hueco en las tierras ibéricas al saldarse con sonoros desastres, mientras en Italia, Anibal campaba a sus anchas destrozando legiones como si fueran meros juguetes.

Mas la fiera determinación Romana y un cambio de estrategia al final lograron cambiar las tornas lenta pero inexorablemente. Algunos vástagos ibéricos aun estaban resentidos por la dominación Cartaginesa y viendo en un alarde de pragmatismo favorecieron los tratos entre los caudillos de las tribus ibéricas y los enviados Romanos, mientras ellos hacían lo mismo con los miembros del Senado Eterno.

La caída de Cartago Nova y la posterior derrota de Anibal en Zama marco el final de la era de dominación Cartaginesa. Los nuevos conquistadores jugaron sus cartas de una manera distinta, no solo traían legiones, también avances tecnológicos, oro y beneficios para sus aliados. Aunque no dudaron en usar a espada para los que no se sometían tan fácilmente, el palo y la zanahoria.

De nuevo sus pares cainitas fueron tratados igual y muchos vástagos Ibéricos siguieron el ejemplo de lideres como Baspedas el chiquillo de Orisio que hasta cambio de nombre para romanizarse. El lugar donde se se erigiría la ciudad de Corduba a la sazón nueva capital de la provincia Romana de Hispania Ulterior Baetica, era un lugar privilegiado que se pobló rápidamente con una hueste de agradecidos legionarios veteranos y sus familias. Pronto fueron seguidos por funcionarios, mercaderes y toda clase de campesinos atraídos por la pujante nueva ciudad. Su dominio fue reclamado como premio por parte del Senado Eterno al Toreador Arrio Galerio Pulcher.

Como nuevo Príncipe de la ciudad Arrio demostró su astucia al rodearse de cainitas nativos que le enseñaron las costumbres de la zona y una extensa red de contactos con todos los dominios estableciendo alianzas muy provechosas. Bajo su gobierno Corduba no solo creció si no que floreció para dar un gran numero de hombres ilustres al Imperio, gente como Lucano o Séneca nacieron y se criaron en sus calles a la sombra de enormes teatros y sofisticados lugares de reunión que nada tenían que envidiar a los de la misma Roma.


BÁRBAROS A LAS PUERTAS


Con la decadencia del imperio y su posterior caída un gran numero de cainitas extranjeros llego junto a las tribus barbaras que parasitaban. Las tierras donde se asentaba la gran ciudad de Corduba eran un premio irresistible para los Vándalos una tribu brutal que no acostumbraba a asentarse durante demasiado tiempo en ningún lado, pero que tenia la costumbre de llevarse todo lo que pudiera en el camino.

El príncipe Arrio y sus aliados hicieron todo lo que pudieron para salvar su ciudad del pillaje pero nunca había sido un guerrero y cayo bajo las garras de un gangrel anónimo que viajaba con los conquistadores. Con su gobierno descabezado el pánico cundió entre los cainitas locales supervivientes que se ocultaron rezando porque el azote de los bárbaros pasara. Ya fuera porque sus oraciones fueron escuchadas o cuestión de suerte los Vándalos siguieron su peregrinaje hacia el sur dejando finalmente la península para dirigirse hacia las ricas ciudades romanas del norte de áfrica.

Aunque poco después llegaron los Visigodos, estos no eran como sus primos Vándalos, los Visigodos eran mucho mas civilizados y ya habían establecido las bases de un gran reino que se extendía desde las lejanas tierras del sur de la Galia hasta la mayor parte de Hispania. De igual forma los vástagos que les seguían eran mucho mas civilizados y diplomáticos que los anteriores conquistadores.

El dominio de Corduba fue reclamado por Segisbalt un Brujah que admiraba la cultura y ciencia Romana, decidido a preservar la ciudad y sus instituciones uso su influencia para recuperar parte del perdido esplendor de Corduba. El cambio fue bien recibido por los cainitas nativos supervivientes que pronto aceptaron el gobierno de Segisbalt.

Durante los siglos de dominación Visigoda de la península el domino de Corduba se convirtió en uno de los mas estables de todos, aunque los intentos de Segisbalt de restablecer la primacía de Corduba como antigua capital chocaron en varias ocasiones con el autoritario príncipe Lotario de Toledo lo que inicio una larga rivalidad entre los dos.


LA LLEGADA DEL ISLAM


Las luchas intestinas tan comunes entre los nobles Visigodos llegaron a su paroxismo a comienzos del siglo VIII cuando un golpe palaciego acabo con el Rey Witiza e y su lugar fue ocupado por Rodrigo. La familia de Witiza ayudados por el conde Julián de Ceuta, pidieron la ayuda de Musa Ben Nusayr el gobernador musulmán del norte de África, su general Tariq Ben Ziyad cruzo el estrecho y venció al usurpador. Pero viendo la gran oportunidad que se les presentaba aprovecharon para establecer una cabeza de playa en la península. En menos de cuatro años toda la península cayo bajo el control de la poderosa dinastía Omeya.

Muchos vástagos cordobeses cayeron al intentar proteger a sus peones mortales o bajo los aceros de los temibles Assamitas que acompañaban a los fieros guerreros Árabes. Solo Segisbalt permaneció desafiante derrotando a un gran numero de (Banu Haquim) Assamitas en duelo y desbaratando las intrigas de quienes querían apartarlo de su amado dominio. Al menos así fue hasta que su desafió fue aceptado por el líder de los Assamitas que acompañaba a los conquistadores. Hilel Al-Masaari era el favorito de la casta de los guerreros de su clan e invicto en batalla. Los pocos testigos que quedan con vida afirma que a pesar del enorme valor desplegado por el Brujah no tuvo oportunidad contra tan bravo adversario.


Con su victoria Hilel marcho hacia el norte para acompañar a las tropas que preparaban la entrada de las huestes del profeta en las tierras Francas, dejando atrás a un visir que se encargase de administrar la ciudad y a un imán que convirtiera los corazones de sus nuevos vasallos, pues no tenia ninguna intención de atarse a un dominio, su corazón de guerrero cantaba con las ansias de conquistas.

Pero parece que el señor tenia otros planes para Hilel pues la derrota musulmana en Potiers marco el fin de la invasión de Europa. Una serie de carambolas y tramas políticas le obligaron a aceptar el Sultanato de Córdoba y a regañadientes acepto obligado por su honor.

Incapaz de desentenderse de su dominio sin exponerse a ataques de sus enemigos en Alamut, Al-Masaari se convirtió en un gobernante mas bien ausente, dejando la administración de la ciudad a una serie de grandes Visires Assamitas y validos Lasombra que han gobernado en su lugar, política que demostró ser muy acertada y cosecho grandes reformas en la ciudad y la conversión la mayor parte de la población cainita de la ciudad al islam y su inclusión en la secta Ashirra.


CALIFATO INDEPENDIENTE


El floreciente gobierno Musulmán no solo trajo una enorme prosperidad a la península si no que también atrajo a un gran numero de Ashirra, entre ellos muchos Mushakisin (Brujah) y Qabilat-Al-Khayal (Lasombra) que por motivos claramente distintos pugnaban por una mayor independencia de la provincia del Imperio Omeya.

Poco tiempo después con la caída de los Omeya frente a los Abassies y la llegada de su ultimo superviviente a Al-Andalus, el joven Abd-ar- Rahman (Abderraman), consiguieron su objetivo al declararse Califa y señor de los territorios árabes en la península.

Seguramente gracias a las intrigas de los vástagos Cordobeses su ciudad fue elegida como capital del nuevo Califato lo cual el proporciono una gran influencia sobre el resto de sus rivales. Aun así los cristianos del norte empezaban lentamente a organizarse, coordinándose con sus aliados Europeos consiguieron que el Emperador Carlomagno lanzase un gran ataque sobre el califato.
Si bien Carlomagno fue incapaz de tomar el control de la península y se tuvo que conformar con establecer la marca hispánica, futuro germen del Reino de Aragón y del Condado de Barcelona. Lo que animo a los Lasombra y Ventrues cristianos.

Por desgracia la consolidación del gobierno de Abderraman y sus descendientes si bien aumento temporalmente su dominio sobre la península y mejoro la administración, también rompió la unidad del Islam, su ejemplo no tardo en ser seguido por los Fatimies en Egipto, lo cual sirvió para los planes a largo plazo de los cainitas Cristianos.

Durante ese tiempo los Ashirra ibéricos pasaban tanto tiempo luchando entre si como contra los enemigos cristianos, a pesar de los esfuerzos de Hilel al-Masaari y otros carismáticos Sultanes, como el sultán de Sevilla, el Ray´een al-Fen (Toreador) Haytham ben Jakeem que formo un movimiento efímero dentro de los Ashirra que defendía la unidad ante las amenazas cristianas.
Hilel se unió a su movimiento pero desgraciadamente Haytham cayo en las mismas luchas internas a las que esperaba poner fin ( un destino irónico para un Ashirra con un pensamiento tan progresista).

Por suerte para el Califato surgió un mortal entre sus filas que pudo cambiar las tornas del destino, al menos por un tiempo, Abu`Amir al Ma`afiri, consejero y general del Califa Al Hakam II, mas conocido como Al Mansur, “el victorioso” (Almanzor), sus grandes victorias en el Magreb consolidaron el dominio de la zona para el Califato y a la muerte del Califa uso su gran influencia para tomar el gobierno y convertir al joven Califa en su títere personal. Ataco con regularidad los dominios cristianos del norte, llegando a saquear las misma Compostela. Y aumento el dinamismo del reino a niveles nunca visto tras reformar la administración.

Al Mansur era todo lo que los Lasombra podrían querer en un líder: fuerte, decidido y racional. El propio Hilel le protegió cuanto pudo y disfruto acompañando a sus ejércitos a saquear el norte, dejando el gobierno de Córdoba como siempre en manos de sus Visires. Cuando Al mansur se aproximaba al ocaso de su vida los debates sobre si concederle el abrazo entre los Qabilat al-Khayal fueron muy intensos, hasta tener que recurrir a la arbitracion de los Amici noctis. Finalmente se decidió que tal hombre tendría que ser atraído voluntariamente al clan, a través de una lenta exposición a las verdades ocultas. Se dice que el Ashirra Ibrahim lidero el esfuerzo de atraer a Al-Mansur a la sombra. Que fallara se tomo como que el gran hombre rechazo la oferta.

A su muerte su hijo continuo con su política, pero su prematura muerte supuso el fin de la estructura creada por su padre, lo que a la postre termino con la dinastía Omeya en Hispania como se vería poco después.

LOS REINOS DE TAIFAS


El surgimiento de las Taifas y el desmembramiento del Califato en reinos independientes significo un momento de auge para los Qabilat al-Khayal a ambos lados de la división religiosa. Si bien el Sultán Hilel sobre el dominio global fue imposible de realizar por la subida a escena de otros poderosos e influyentes Sultanes. En Granada, el Qabilat al-Khayal Badr hizo conocer su presencia, aunque su poder solo comenzó a aumentar en los siglos posteriores. Mas preocupante para los Ashirra Cordobeses fue el levantamiento de Míriam Bint Aisha, Una maestra de intrigas, no reclamaba ningún dominio oficial ( eh incluso apoyo abiertamente al Sultán al-Masaari), pero en privado empezó a tejer su red de influencias. La inestabilidad de las Taifas satisfizo sus necesidades, para ella la bondad de la causa musulmana podía irse al infierno.

El año 1085 cayo como un jarro de agua helada para los Ashirra de todas las taifas pero especialmente de Córdoba. Toledo había caído ante las hordas cristianas del soberano de Castilla, la muerte de la mayoría de los Ashirra de la ciudad y de su Sultán un reconocido cainita sacudieron toda su sociedad, no era un secreto que Toledo era la llave para la meseta central y por consiguiente para la península entera. Los reyes de las Taifas terriblemente asustados recurrieron a una poderosa confederación tribal del norte de África que se hacían llamar Almorávides. Estos bereberes estaban dispuestos a ayudar a sus decadentes hermanos a restaurar la hegemonía musulmana sobre España.

Con los Almorávides llego a la península una nueva oleada de Ashirra con nuevas ideas y empuje. Si bien al principio la decisión demostró ser acertada al cosechar una gran cantidad de victorias a la postre demostró ser desastrosa para los Reyes andalusies, que fueron depuestos por los caciques Almorávides, estos impusieron fuertes reformas e intentaron endurecer las relajadas costumbres morales de los ciudadanos bajo su cargo.

Pero los éxitos iniciales fueron tornándose en derrotas poco después, las inspiradoras victorias del antiguo noble metido a mercenario Rodrigo Diaz de Vivar, mas conocido como El Sayd (el Cid) supusieron un revulsivo tan fuerte para los cristianos como había sido Al Mansur para los musulmanes antes que el. En las décadas siguientes el empuje de los reinos cristianos aumento lenta pero inexorablemente hacia el sur, la caída de Zaragoza y posteriormente Lisboa volvieron a hacer cundir el pánico. Ni siquiera la llegada de una nueva confederación los Almohades que sustituyeron a los Almorávides consiguió mas que retrasar su avance.

El Sultán Hilel que había estado ausente desde la decadencia de los Almorávides volvió a salir de su retiro animado una vez mas por el aroma de la guerra lanzándose a luchar en la sombra de las batallas traídas por los Almohades, tanto en la península como sofocando los levantamientos rebeldes en el norte de África.

En 1195 mientras el belicoso rey de Castilla se preparaba para atacar aprovechando una nueva revuelta en el norte de África, el Príncipe Lotario de Toledo mando un desafió al Sultán Hilel, este enfervorecido por primera vez en décadas acepto con entusiasmo el desafió del arrogante Lasombra.

A la sombra de Alarcos la víspera de la batalla mortal los guerreros de Córdoba se enfrentaron a los de Toledo en una cruenta batalla que se saldo con una gran victoria para los Ashirra, no solo aplastaron a un gran numero de infieles si no que ademas se cobraron la no-vida de Lotario y varios de sus colaboradores.

Los ejércitos mortales de los Almohades repitieron su gran victoria al día siguiente aplastando al ejercito Castellano en Alarcos.

El clima en Córdoba es de gran optimismo e incertidumbre, la gente aun no sabe que sucederá pero todos esperan que sus victoriosos ejércitos marchen hacia el norte una vez mas para expulsar tanto a los mortales como a los cainitas infieles de una vez para siempre.

_________________
Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Historia Cainita del Reino. Cordoba
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia del extinto reino de Kil'Daggoth
» la historia de sarafina y scar
» Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos
» Historia FM 08
» Historia del Real Burgos CF

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hispania Nocturna :: Anuncios :: Ambientación-
Cambiar a: